Guía para ser la mejor dama de honor

¿Una amiga o quizá algún familiar te pidió que fueras su dama de honor? ¡Qué emoción! Pero, ¿sabes las responsabilidades que este nombramiento implica?

Guía para ser la mejor dama de honor

Las damas de honor son el grupo de mujeres que acompañan a la novia en el día de la boda, serán su apoyo incondicional a lo largo de toda la organización y el día del gran evento cuidarán cada detalle para tener una celebración maravillosa.

La novia es quién elige, quiénes serán sus damas y cuántas serán, no hay una regla para ello, puede ser un número par o impar, lo importante es escoger a personas muy cercanas que se quiere estén presentes el día de la boda. Sólo deben considerar que en ocasiones es difícil conseguir que las opiniones coincidan, por lo que entre menos damas de honor se tengan, más rápidas serán las decisiones. 

¿Qué implica ser una dama de honor?

Se tiene la creencia de que una dama de honor, es sólo la persona que acompaña a la novia el día de la ceremonia, sin embargo, existen responsabilidades que conllevan llevar ese título:

1. Apoyar con las invitaciones

Puedes ayudar a organizar bien las invitaciones, roturarlas y guardarlas en los sobres. Se puede organizar una  reunión informal, eso también ayudará a relajar a la novia. 

2. Ayudar con la elección del vestido

La mayoría de las novias prefieren consultar con sus damas de honor para elegir el vestido para el gran día. Así que será tu deber acompañarla a expos de vestidos, boutiques o buscar opciones en internet, así como ideas por si quiere mandar a diseñar su propio vestido. 


Recuerda que la novia agradecerá una opinión sincera, sin embargo, debes recordar que las críticas deben ser constructivas y amables.

3. Ofrecer ayuda con la planificación.

Si la novia necesita ayuda, sería adecuado que las damas de honor se involucraran y ayudaran si está dentro de lo posible. Podría ser de mucha utilidad si buscas los lugares, los hoteles para los invitados que no viven en la ciudad y te ofreces para hacer llamadas o enviar correos electrónicos en nombre de la novia.

4. Hacer tareas adicionales sin que te lo pidan.

Para ser una dama de honor excelente, ofrécete para hacer algo adicional. Algunas cosas pequeñas pueden disminuir el estrés. Por ejemplo, llévale a la novia algunas de sus botanas preferidas cuando la veas, eso le dará ánimos para divertirse con la organización en lugar de estresarse.

5. Organizar la despedida de soltera

Será tu deber, y el de todas las damas, organizar una despedida de soltera única e inolvidable. Puede ser una fiesta con cocteles especiales y juegos para levantar el ambiente, o bien, una comida con una temática muy chic.


6. Brindar apoyo emocional

Este es uno de los papeles más importantes de una dama de honor. Es un hecho que las futuras novias atravesarán por una montaña rusa de emociones durante la planeación de su boda: euforia, alegría, emoción, estrés, duda… Tu rol será estar con ella en todo momento y asegurarle que todo estará bien. Cuando te cuente sus planes, préstale atención. Las novias quieren que sus damas de honor estén tan emocionadas como ellas con sus planes, así que presta atención siempre que la novia necesite hablar.

7. Planificar y estar coordinada con las demás damas de honor

Siempre mantente en contacto con las demás, asiste a todos lo eventos o reuniones previos a la boda, anota las fechas importantes de las reuniones para que no faltes a ninguna. Escucha las opiniones de las demás y siempre lleguen a un acuerdo mutuo.

8. Acompañar a la novia durante el arreglo

Una dama de honor nunca deberá llegar a la boda como un invitado más. Deberá estar con la novia desde temprano, acompañándola en su sesión de maquillaje y peinado y al pendiente de lo que se necesite. Pueden dividirse, para que unas estén con la novia, mientras las otras, lleguen temprano al lugar de la boda para ultimar detalles.


9. Recibir a los invitados

Deberás estar en la entrada recibiendo a todos los invitados para indicarles dónde deberán sentarse y repartirles los programas de la boda.

10. Ocuparse de los contratiempos

Por supuesto que una dama de honor podrá divertirse durante la boda, pero su función principal será velar por que todo salga a la perfección y así permitir a la novia que se despreocupe. Si existen problemas con los proveedores, la decoración o algún otro detalle, serán las damas las encargadas de improvisar las soluciones.

Dama de honor principal

Es la chica especial que será la encargada de coordinar a todas las demás damas de honor, será el apoyo más fuerte de la novia. Por lo general, será la indicada para planificar todo, porque comprende, más que nadie, los gustos de la novia, por lo que se vuelve la confidente más íntima. Pero que es exactamente lo que debe hacer la dama principal:

  1. Coordinar a las demás damas para que todas participen con la elección de sus vestidos y accesorios adecuados para que todas están perfectas el día de la boda.
  2. Hacer una lista de contacto de todas las damas, parta estar siempre en constante comunicación
  3. Ser la anfitriona de la despedida de soltera
  4. Llevar un kit de emergencia para la novia


Vestuario

La novia es quien escoge el estilo y el color del vestido que le gustaría que usaran el día de su boda. Sin embargo, no debe haber una completa imposición por parte de la novia. Lo ideal es que la novia elija el color y el estilo general, como el largo del vestido, y las damas se encargarán de los demás detalles. 

Lo importante es haya una armonía con el vestuario de las damas, puede ser que los modelos sean diferentes, pero el color sea exactamente el mismo, o puede haber una pequeña variación de colores, siguiendo una paleta similar, para no perder la armonía en el estilo.

Lo mejor es que en este sentido, la novia le tenga paciencia a las damas y las damas encuentren el mejor atuendo dándole gusto a la novia.

Recuerden que son las mismas damas de honor, quien paga su vestido, sus zapatos, maquillaje y accesorios, por lo que por eso mismo es importante que la novia no imponga algo con lo que las damas no estarán a gusto.


Lo que NO debes hacer

1. Intentar ser el centro de atención

¿Estás acostumbrada a ser siempre la que acapara la conversación, las miradas y planea los eventos? Cuando se trata de ser dama en una boda, la novia es el centro de atención, así que no intentes opacarla en su gran día. Recuerda que debes ser diplomática y trabajar en conjunto con las demás damas.

2. Desaparecer del radar durante la planeación

Así como molestar a la novia en exceso es inapropiado, desaparecer por completo puede ocasionar muchos problemas. No quiere decir que debes estar disponible las 24hrs. Pero es importante que contestes sus mensajes y te muestres interesada en apoyarla. Ayuda en lo más que puedas y ella te lo agradecerá por siempre.

3. No te ofendas si la novia no toma en cuenta todos tus consejos

Siempre habrá muchas opiniones sobre qué hacer y qué no en cuanto a la planeación durante las reuniones que tengas con la novia. No te sientas mal si todas tus ideas al final se ven desechadas.

4. No te quejes con la novia.

La función de una dama de honor es estresante, sobre todo si tienes una gran responsabilidad. Planificar los eventos y organizar los viajes provoca mucha ansiedad, pero no te quejes con la novia por esto. No querrás que se sienta culpable por pedirte que participes en la boda. Si necesitas desahogarte, hazlo con un amigo, un familiar o tu pareja.


Como último "Ser dama es un honor". Apoya en todo lo que puedas y diviértete como nunca.