¡Lo que no debes comer un día antes de la boda!

Para lucir radiante el día de tu boda, debes evitar ciertos alimentos que puedan inflamarte, o hacer que la piel parezca apagada.

¡Lo que no debes comer un día antes de la boda!

Lo más importante en estas últimas horas es tener presente dos objetivos, al menos en lo que respecta a la alimentación. Por un lado, mantener la luminosidad de la piel y que el rostro aparezca lo más descansado posible. Por otro, evitar la hinchazón. Para ello, es fundamental evitar el alcohol al menos 24 horas antes, ya que es uno de los principales factores de deshidratación de la piel, haciendo que pierda tonalidad y parezca más apagada. Otras bebidas prohibidas: las carbonatadas, que hinchan de manera casi inmediata, y pueden provocar que un vestido estrecho (todo depende del corte que hayas elegido), quede más tirante en algunas zonas.


Las comidas con grasas saturadas también hay que evitarlas, por ejemplo lo que se conoce como fast food o comida rápida, que es muy rica en sal, y promueve la retención de líquidos y la hinchazón del cuerpo y el rostro, bajo los ojos. Este tipo de alimentos también afectan al aspecto de la piel, especialmente si tenemos tendencia a una piel más grasa, haciendo que puedan aparecer brillos en el rostro. La sal y los condimentos son clave para evitar un mal trago beauty de última hora, prestando especial atención a los alimentos con sal 'escondida', como los congelados, las comidas pre-cocinadas o las conservas (aunque estas últimas se pueden consumir si escurrimos muy bien el líquido que se utiliza para conservarlas). Los platos muy condimentados o picantes pueden asimismo provocar irritación en el estómago, e inflamación: mejor dejarlos de lado la noche antes.


Como cura infalible, especialmente en los días previos a la boda, es importante intentar dormir ocho horas diarias, e intentar controlar la ansiedad, por ejemplo haciendo ejercicio, para evitar los picoteos, ya que estos pueden hacer que subamos, aunque sea un poquito, de talla. Es preferible hacer ejercicios de bajo impacto, como por ejemplo caminar o nadar, donde no estemos expuestas a lesiones o caídas, y sobre todo no 'machacarse'. Lo que sí podemos tomar en estos días: frutas, algunas verduras y proteínas con una digestibilidad alta, como el pollo, el pavo y el pescado blanco, que evitarán que nos sintamos pesadas.0

,Frutas que sí: Se puede tomar de desayuno, incluso en el mismo día de la boda, un zumo depurativo de frutas diuréticas, como la piña, la papaya o la manzana, que además de saciar es rica en fibra soluble. Cosas fresquitas y que no sean consistentes.

Verduras que sí: Las diuréticas, como el espárrago, las alcachofas o el cardo. Las ensaladas sin embargo, es mejor evitarlas el día antes, ya que la lechuga es una verdura que suele producir gases y distensión abdominal, al igual que el repollo, el brócoli o la coliflor.

En este sentido, las verduras que es mejor evitar, son el repollo, la lechuga, la coliflor, el brócoli o las leguminosas porque en el proceso digestivo generan muchos gases. Además, es importante, hacer muchas comidas pequeñas, que favorezcan que las digestiones sean más fáciles, te hinches menos, y en caso de tener nervios, evites atracones. También es clave tomar alimentos antioxidantes con alto contenido en vitamina C, ya que contrarrestan los radicales libres, haciendo que te sientas mejor y por lo tanto la piel se vea con mejor aspecto. Entrarían dentro de este grupo alimentos como la zanahoria, el tomate, el mango, la piña, la naranja o el kiwi.


Y sobre todo: importantísimo no olvidarse de beber mucha agua, intentando llegar a los dos litros o dos litros y medio al día. Se puede consumir más agua bebiéndola, por ejemplo, en forma de infusiones. Las infusiones, además, pueden ayudar a relajar los nervios antes de la boda, mientras que las hojas y flores que se suelen utilizar en ellas son ricas en antioxidantes, por lo que la piel también lo notará.